De dónde viene este libro

IV. Esta es la cuarta edición del libro y es el resultado de varios años de trabajo. La idea se inició en 1991 cuando fui Director Seccional de Instrucción Criminal de Bogotá y Cundinamarca. En una reunión con auxiliares ad honorem[1] , egresados de facultades de derecho, que debían ayudar a descongestionar los juzgados, se planteó el problema de que estos no tenían la competencia para elaborar providencias, pues la universidad no los había capacitado específicamente. Ante esa situación, preparé una conferencia muy breve sobre el tema que se dictó en la Escuela de Instrucción Criminal. Esa fue la semilla. Luego en el año 1993, la idea de profundizar sobre el tema fue recogida por Benjamín López Ramírez a la sazón director de la Escuela Judicial Rodrigo Lara Bonilla. Él comprendía cabalmente que no existía una capacitación sobre tan importante tarea de los operadores jurídicos. Después Elsa Barón de Rayo, como nueva directora de la Escuela siguió apoyando la idea.

El trabajo sobre cómo crear el texto jurídico continúo desde el año 1991 hasta el presente. Múltiples diplomados, seminarios y conferencias. Se dictaron para abogados de Colombia, Perú, El Salvador, México. Siempre con la participación de profesores especializados en temas específicos, como la redacción y la comunicación oral. Esta labor académica se realizó para instituciones públicas y privadas y diversas universidades del país. Con la Universidad del Rosario desde hace varios años se ha mantenido un curso sobre “Redaccciòn y argumentación”.

Los conocimientos exigen una constante construcción y reconstrucción. Y en este recorrido vino la implementación de sistema penal acusatorio y escribí el libro “La oralidad, el debate y la argumentación”, que retomaba contenidos del libro el “Texto jurídico”, pero encausados a la oralidad. Igualmente escribí un módulo sobre “Habilidades comunicativas del defensor en el juicio oral” para la Defensoría Pública, con el apoyo de Chechi Colombia dentro del programa de USAID de fortalecimiento y acceso a la Justicia. En la Revista Derecho Penal Contemporáneo[2] se publicó el artículo “La argumentación y el diálogo frente al principio de contradicción”. En el 2007, con Juan Andrés Cano García, escribimos para la Escuela Judicial Rodrigo Lara Bonilla, “El módulo de formación autodirigida para los relatores de las altas cortes y tribunales del país”. En el 2016 se actualizó ese modulo. En una especialización sobre pedagogía de los valores que adelanté en la Universidad Javeriana, la tesis la orienté hacia la argumentación para seguir enriqueciendo la temática.

En conclusión, como resultado de esas experiencias académicas y profesionales, surge el libro que el lector ahora tiene en sus manos. No pretende confrontar teorías ni escuelas. Sí ofrecer recomendacines que sirvan en la práctica, la cita de doctrina y las jurisprudencias atinentes para apoyar los temas que se exponen y que aporten para la reflexión alrededor de la búsqueda de una decisión aceptable, justa, equitativa y ejemplar, que, en su conjunto, en el fondo y la forma, esté bien redactada y fundamentada mediante un uso adecuado del lenguaje.

[1] Creados por la Ley 23 de 1991. [2] Nº 3, abril-junio/2003.


0 vistas